La forma más fácil de acceder a Es Caló d´es Mort es dando un paseo por la playa dejando atrás el hotel Riu de la Mola y el restaurante Es Cupinar, en dirección este. Es una de las más singulares calas, una auténtica piscina natural que merece la pena conocer.